Las empresas de seguridad privada buscan cumplir con las distintas necesidades de sus clientes. Es por ello que existen diferentes elementos de seguridad privada, cada uno con un distinto entrenamiento y capacidades, según sea la necesidad que cubra. A continuación te presentamos cuáles son:


1. Guardaespaldas / escolta privado

Son personal altamente capacitado y entrenado formalmente para la protección y defensa de personas que, por su perfil, corren riesgos de seguridad en su vida diaria. Dependiendo de la necesidad del cliente, el guardaespaldas puede, o no, portar arma de fuego.


2. Vigilante

El vigilante es una persona especializada y capacitada para llevar un estricto control sobre sus funciones y que, además, está capacitado para atender situaciones de emergencia.


Generalmente son empleados en empresas o negocios que requieren cierto grado de seguridad, por ejemplo, plazas comerciales, bancos, escuelas, etcétera.


3. Porteros

Sus servicios constan del resguardo de entradas y salidas de empresas y otra clase de establecimientos. Quienes cumplen la función de portero también están capacitados para evitar o detener altercados de seguridad.